Entregan a la CRA 62 hectáreas de bosque seco tropical en El Palomar

/CRA

En lo que se convierte en un novedoso plan de compensación ambiental del sector de la construcción, los desarrolladores de Alameda del Río, en un proceso liderado por Amarilo entregaron a la Corporación Autónoma Regional del Atlántico, CRA, 62 hectáreas de Bosque Seco Tropical en la Reserva Forestal Protectora El Palomar, ubicada en el municipio de Piojó, para su protección y recuperación.

Los detalles de este proceso de compensación ambiental, en alianza con la autoridad ambiental del Atlántico, serán presentados hoy. 

Sobre la iniciativa, el director de la Corporación, Jesús León Insignares, explicó que “se trata de un plan de compensación que se sale de los esquemas tradicionales, que va más allá de la siembra de árboles que normalmente se realiza, y que apuesta a la recuperación de un ecosistema que se encuentra en riesgo, con el propósito de generar un impacto ambiental mayor y brindar más beneficios a la región y al país, en el marco de la estrategia de compensaciones implementadas por la CRA, desde el año 2014, apoyando así en el cumplimiento de metas regionales y nacionales de conservación”.

Por su parte, Roberto Moreno, presidente de la constructora Amarilo, señaló que “con este plan de compensación, que requirió una inversión de 3.300 millones de pesos realizada en conjunto por Amarilo, Constructora Bolívar, Prodesa, Constructora Colpatria y Conaco, se protegen 89 especies de flora, 86 especies de aves, y 18 especies de mamíferos medianos y grandes, 45 especies para anfibios y 151 para reptiles”.

La sociedad Amarilo apoyó las actividades de saneamiento predial de la Reserva Forestal Protectora Regional El Palomar, que se encuentra declarada mediante Acuerdo No. 19 del 22 de noviembre de 2013, por el Consejo Directivo de la Corporación, en el marco de la obligación establecida mediante Resolución mediante N°880 del 2019 y en consideración al plan de compensación que fue aprobado por la CRA, mediante Resolución 1024 de 20 de diciembre de 2020, el cual tiene como fin garantizar la destinación exclusiva del predio “El Porvenir” a la preservación, tal como lo dispone el Plan de Manejo Ambiental PMA.


Le puede interesarRealizan primer mapa de zonas aptas para generar energía solar y eólica


León Insignares, recibió con satisfacción estas nuevas hectáreas dentro del bosque seco tropical, destacando que este tipo de acciones hacen parte de la implementación de la Guía y el Portafolio de Compensaciones que elaboró la Entidad, a través del cual se articulan acciones para apoyar el fortalecimiento de las áreas protegidas, incrementan las áreas de restauración priorizadas en el Plan Nacional de Restauración y se apoya el mejoramiento de la conectividad ecológica regional como mecanismo de adaptación al cambio climático.

El funcionario invitó a todas las empresas del departamento del Atlántico para que se articulen con la Corporación. “Somos una entidad de puertas abiertas para trabajar de la mano, para brindarles apoyo técnico y asesoría para producir conservando y conservar produciendo”. 

Es importante destacar que a nivel económico y cultural, se facilita a la comunidad aledaña el uso responsable de productos secundarios del bosque como fibras, resinas, flores, frutos, entre otros, que tienen beneficios comerciales para fabricar instrumentos musicales, calzado y alimentos.

Como un valor agregado del plan de compensación, voluntariamente el proyecto Alameda del Rio realizó la rehabilitación de 20 de las 62 ha entregas con la siembra de 15.000 individuos de especies nativas de la región. Esta siembra con el paso de los años garantiza la recuperación de pequeños fragmentos de cobertura natural que a su vez se convierten en hábitat de algunas especies de fauna endémicas de este ecosistema, lo cual aporta en la rehabilitación del bosque seco tropical.

“Para la Corporación, esta es una experiencia exitosa que se debe replicar en todo el país por el impacto ambiental que representa, estos bosques alguna vez cubrieron todo el caribe colombiano y parte de los valles del río Cauca, Santander, Huila, entre otros. Hoy, solo queda un 1,5% de estas coberturas y de allí la importancia de este tipo de iniciativas”, se indicó.

Además, el proyecto dispone de 41 hectáreas en zonas verdes, senderos peatonales y ciclorutas; 26 hectáreas en vías principales y locales y 17 hectáreas en zonas de protección de arroyo y redes eléctricas.