España goleó a Eslovaquia y aseguró su pase a octavos

Pablo García

España se metió en los octavos de final de la Eurocopa este miércoles tras golear 5-0 a Eslovaquia en Sevilla, volviendo a la senda de la victoria tras sus dos empates iniciales.

Los goles del arquero Martin Dubravka (30) y de Juraj Kucka (71) ambos en propia puerta, de Aymeric Laporte (45+3), Pablo Sarabia (56) y Ferran Torres (67) metieron a la Roja en la siguiente fase, donde se enfrentará a Croacia.

"Frente a Suecia y Polonia no tuvieron eficacia en la finalización, pero hoy ha demostrado esa eficacia, tiene todo lo necesario para ser candidato al título", afirmó el seleccionador eslovaco, Stefan Tarkovic.

La victoria permitió a España arrebatar el segundo puesto del grupo E a los eslovacos, que quedan fuera de la competición continental, al igual que Polonia que cayó este miércoles 3-2 con Suecia, líder de la llave.

Las victorias de suecos y españoles provocaron, de paso, la clasificación de Ucrania como uno de los mejores terceros para los octavos de final.

La Roja se reencontró con el gol y el triunfo cuando más lo necesitaba para borrar los fantasmas de los dos empates anteriores y suministrarse una importante inyección de moral. 

"Este resultado viene en el mejor momento y nos prepara para lo que viene y tenemos muchas ganas que llegue el lunes", dijo Luis Enrique tras el partido.

- Control y efectividad -

España volvió a ser la dueña absoluta del juego ante una Eslovaquia que no disparó ningún tiro a la portería defendida por Unai Simón y que, de entrada, se cerró atrás tratando de aguantar un empate, que le aseguraba el pase a octavos.

Con varias novedades como la del capitán Sergio Busquets, designado mejor jugador del partido, la Roja empezó pronto a asediar el arco contrario.

Dubravka desvió un disparo casi sin ángulo de Álvaro Morata, muy criticado en los últimos días por su falta de puntería (5) y poco después paraba un penal al delantero de la Roja (12).

Los aficionados españoles presentes en el estadio de La Cartuja sevillano veían levantarse de nuevo los fantasmas de la falta de gol, que tanto ha penalizado a España en esta Eurocopa.


Además lea: Una Colombia sin brújula enfrenta a la poderosa Brasil


Dubravka volvió a volar para parar otro tiro de Morata (24), pero poco después cometió un error que adelantaba a la Roja.

Pablo Sarabia soltó un fuerte disparo que rebotó en el larguero, el balón se fue hacia arriba y al caer, el portero eslovaco, al intentar palmear el balón fuera, lo introdujo en su portería (30).

El gol fue un alivio para España que veía acercarse los octavos con este tanto.

Con el marcador a favor y bajo el fuerte calor sevillano, España rebajó un punto su presión adelantada, tocando con más tranquilidad.

Eslovaquia trató de dar un paso adelante, pero le costó superar la presión española, y antes del descanso la Roja aumentaba su cuenta.

- España desatada -

En el descuento, Gerard Moreno sirvió un centro casi desde la línea de fondo que cabeceó Aymeric Laporte a las redes eslovacas (45+3).

El central hispano-francés festejó con rabia el gol, después de haber sido criticado en los últimos días por su error en el gol de Polonia en el encuentro anterior.

A la vuelta del descanso, Eslovaquia trató de dar un paso adelante en busca de un gol que la metiera en el encuentro, pero seguía costándole superar la buena colocación de España en el campo.

Apenas había empezado a rodar el balón cuando Pablo Sarabia remató un centro desde la izquierda de Jordi Alba para poner el 3-0 (56).

El tanto fue un duro golpe para los eslovacos, que apenas diez minutos más tarde veían como Ferran Torres, recién ingresado al campo por Morata (66) hacía de tacón el 4-0 (67).

Fue el golpe de gracia para una Eslovaquia que ya sólo se dedicó a aguantar las embestidas de España, animada por la goleada.

La Roja aumentó la cuenta cuando tras una serie de rechaces en boca de gol Kucka metió el balón en su propia portería (71).

Con el partido resuelto, el seleccionador español se dedicó a dar minutos a sus jugadores, en lo que acabó convertido en un festival español.