‘Lo inconfesable’ se revela en el Teatro La Candelaria

Foto Teatro La Candelaria

Teatro Tierra revelará aquello que los trágicos griegos no se atrevieron a decir a través de Lo inconfesable, una obra con la que esta compañía regresa a las tablas después de más de un año de pandemia.

Desde este jueves y hasta el viernes, y del 1 al 3 de julio se presentará esta puesta en escena en el Teatro La Candelaria, que celebra 55 años de historia. Esta pieza, escrita y dirigida por Juan Carlos Moyano, habla sobre las mujeres que fueron afectadas por Agamenón, rey de Micenas y líder del ejército griego. Mujeres que no tuvieron derecho a manifestar su punto de vista en los textos de la antigüedad clásica.

En Lo Inconfesable, Agamenón es protagonista y es el gran ausente, sabemos de él y sus hazañas por los recuerdos de Clitemnestra y Electra, por las confesiones del fantasma de Ifigenia y por la percepción de las Euménides, esas entidades encargadas de incidir en la consciencia de quienes cometen crímenes familiares, impregnando cierto aliento justiciero en un mundo donde lo patriarcal es un factor predominante.



La obra es una tragedia de nuevo tipo, es una historia reveladora, una construcción escénica que restaura las voces de mujeres que han estado sumidas en el silencio. Detrás de Lo Inconfesable se sugieren nuevas opciones, respecto a la dignidad femenina y a la posibilidad de encontrar un punto de equilibrio que permita superar la rueda de la venganza, interminable y nefasta.

La historia clásica está vista desde los ojos de nuestro tiempo, recurriendo a un concepto escenográfico minimalista, donde los objetos adquieren vida propia y se convierten en medios para descodificar lo que existe detrás de las apariencias.

La propuesta consiste en una exploración por el interior de momentos extraídos de viejas tramas, donde el ser humano queda expuesto en el espejismo de una realidad entrelazada con aspectos sensibles que dejan ver la combustión de las pasiones, los impulsos, las emociones y los sentimientos más recónditos. Clitemnestra, Electra, y el fantasma de Ifigenia delatan las verdades de un padre, de un esposo, un héroe que guardaba secretos inconfesables.

Los personajes no viven en palacios, habitan casas, podrían ser parte de las vecindades de la ciudad, pero reproducen relaciones de poder y tensiones en situaciones extremas, en lo más neurálgico de las crisis familiares. Las Euménides, señoras sin tiempo, anteriores a los dioses, que existen desde lo remoto de las pesadillas primordiales, son las encargadas de relatar el drama de los seres humanos, con sarcasmo y sabiduría. El tratamiento del tema se basa en la actuación y en la poética de una puesta en escena surreal y sorprendente, congruente con la estética que caracteriza las producciones del Teatro Tierra.