EE.UU y Colombia revisaron avances en esfuerzos antinarcóticos

Foto Presidencia

Una reunión preparatoria del Grupo de Trabajo Antinarcóticos adelantaron el presidente, Iván Duque, y el embajador de Estados Unidos en Colombia, Philip Goldberg, en la que revisaron los resultados de 2020 y reiteraron el compromiso de cooperación en esta materia. 

La reunión avanzó en la preparación para el próximo Diálogo de Alto Nivel Colombia-Estados Unidos, que se realizará este año en Bogotá, como foro principal para discutir todos los aspectos de la relación bilateral.

En ese sentido, pese a los retos de la pandemia, se resaltó que Colombia, en estrecha colaboración con el Gobierno de Estados Unidos, logró niveles récord en incautaciones de cocaína y erradicación manual en 2020 y va a buen ritmo de lograr resultados igualmente significativos en 2021.  

Las discusiones se centraron en un enfoque integral en esfuerzos  antinarcóticos en Colombia, incluyendo programas para aumentar el control territorial del Estado, para que los cultivadores de coca hagan el tránsito hacia oportunidades económicas lícitas. 



De igual manera, se plantearon planes para mejorar la seguridad ciudadana, la disrupción de las cadenas de suministro del narcotráfico, incluida la interdicción de precursores químicos, aumentar las incautaciones de cocaína y los envíos en masa de dinero en efectivo, continuar la erradicación, arrestar y extraditar cabecillas narcotraficantes, reducir el lavado de activos y fortalecer la extinción de dominio.

Asimismo, en dicha reunión ambos gobiernos expresaron su fuerte respaldo al esfuerzo creciente y exitoso por parte de Colombia de transformar las economías rurales de la coca mediante el programa amplio de desarrollo económico, infraestructura, seguridad y fortalecimiento institucional denominado ‘Zonas Futuro’.

Además, también se incluyó en las conversaciones adelantadas este miércoles las discusiones técnicas sobre las metodologías diversas actualmente empleadas para medir las tendencias en la producción de cocaína y el cultivo de coca, para garantizar la mejora continua de nuestras políticas y programas antinarcóticos. 

Cabe resaltar que si bien las relaciones bilaterales están basadas en la cooperación en muchas áreas de interés mutuo, los países reafirmaron su fuerte asociación en antinarcóticos, que es crítica para la disrupción de la cadena de suministro de cocaína, reducir la demanda y abordar el problema mundial de las drogas. 

Estados Unidos y Colombia reconocen también la necesidad de reducir el uso de drogas y sus consecuencias negativas incluyendo las sobredosis de drogas, mediante programas efectivos de prevención y tratamiento.