PESE A LA PÉRDIDA DEL GRADO DE INVERSIÓN
Extranjeros compraron $10,7 billones en bonos en segundo trimestre

El Nuevo Siglo

Aunque en el primer trimestre el mercado de deuda pública se sacudió de manera negativa por el impacto de la pérdida del grado de inversión por parte de la calificadora Standard And Poor’s, el país logró recuperarse de este primer impacto y en el segundo trimestre del año vendió bonos por $10,7 billones.

Esta recuperación demuestra la confianza de los inversionistas extranjeros en el manejo económico del país. El mercado de deuda pública siguió en pleno movimiento como lo hizo antes de la pandemia.

De acuerdo con el director de Crédito Público del Ministerio colombiano, César Arias, los fondos extranjeros realizaron compras netas de Títulos de Tesorería (TES) por $2,6 billones en junio del presente año.

Aunque es una cifra alta en comparación con los $300 mil millones reportados en junio del año pasado, también se trata de la cifra más baja desde abril del año en curso.

Los números del Ministerio de Hacienda muestran que los extranjeros compraron $4 billones en abril, otros $4 billones en mayo (a pesar de la pérdida de grado de inversión por parte de S&P Global Ratings) y otros $2,6 billones en junio de 2021 (a pesar de la pérdida de grado de inversión desde Fitch Ratings).

Arias destacó que los bonos TES colombianos en las partes media y larga de la curva de rendimientos, fueron los de mayor demanda por parte de los inversionistas internacionales.



Importancia

Precisamente este mercado ha recobrado importancia para Colombia. No en vano, el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, incluyó en el proyecto de reforma tributaria que acaba de radicar en el Congreso, una medida para incentivar ese tipo de inversiones.

En efecto, Colombia buscará eliminar el impuesto de retención en la fuente para los tenedores extranjeros de bonos en un intento por atraer inversionistas a su mercado de deuda pública. La propuesta para reducir el impuesto a 0%, de un actual 5%, se incluirá en el próximo proyecto de ley de reforma tributaria, según el ministro Restrepo.

"Eso es con el objetivo de ser más atractivos en estos momentos para la emisión de títulos TES y quedar al mismo nivel de Perú, de Panamá o Uruguay y para ser más competitivos", dijo Restrepo en una reciente entrevista.

El pronóstico de déficit fiscal de 7% del PIB para el próximo año supone la aprobación del proyecto de ley y que la mayor parte de los ingresos adicionales provengan de impuestos a las empresas.

El crecimiento de la economía y el alza de los precios del petróleo podrían tener un impacto positivo en los ingresos fiscales el próximo año, dado que cada dólar por encima de la estimación promedio de US$63 por barril generará un ingreso extra de $400.000 millones.

 

Reforma

El Gobierno confía en que obtendrá las mayorías necesarias en el Congreso para aprobar el proyecto de ley.

Los impuestos corporativos más altos no deberían afectar la creación de empleo, ya que el Gobierno no está tocando los dividendos ni imponiendo un impuesto sobre el patrimonio, dijo Restrepo.

Luego de reunirse con inversionistas en Estados Unidos a mediados de junio, el jefe de la cartera de Hacienda señaló que tienen interés en seguir invirtiendo en Colombia y que pueden estar seguros de que la mayor parte de los ingresos incluidos en la propuesta tributaria serán permanentes.

"Independiente de la pérdida de grado de inversión, Colombia es un país responsable de sus finanzas públicas, en su crecimiento y en su proceso de reactivación", aseveró Restrepo.

En su momento, el ministro Restrepo, confirmó que sostuvieron reuniones con más de 50 fondos de introversión, involucrados con las calificadoras estadounidenses con el propósito de compartir la tarea que hace el Gobierno colombiano para el crecimiento económico del país, para la estabilidad social, en sostenibilidad fiscal y en respuesta al impacto de la pandemia.

Aseguró que también se dieron cita con representantes de fondos de inversión de portafolio, de deuda, de capital privado, de capital de riesgo y fondos de infraestructura.

Según el Ministro, la comitiva sostuvo dos tipos de citas. Una de ellas con empresas estadounidenses que tienen inversiones en Colombia para enviar un mensaje de confianza y del futuro del país, y otras con bancos multilaterales, con quienes el país seguirá trabajando en la fuente de financiación.

"Entre otras cosas, está proyectado que para el próximo año sea del orden de unos US$5.000 millones de financiación por parte de estas agencias multilaterales y bancos multilaterales", dijo.



Emisiones

Frente a las inversiones de bonos, aseguró que "de la misma manera, con los inversionistas de bonos, estaremos participando en emisiones el próximo año del orden de otros US$5.000 millones, como fuente de financiación de endeudamiento público vía bonos."

Las entradas netas aumentaron a un nivel sin precedentes de US$2.800 millones en los tres meses hasta junio, 30% por encima del máximo trimestral desde 2016.

En abril pasado, el Ministerio de Hacienda de Colombia realizó su más grande operación de financiamiento a través de bonos globales, consistente en la emisión de un nuevo título a 11 años con vencimiento en 2032 y la emisión de una nueva referencia a 20 años con vencimiento en 2042.

En los bonos al 2032 la colocación ascendió a US$2.000 millones, en tanto en los títulos al 2042 llegó a US$1.000 millones.

Bonos

La emisión se dio con el objetivo de financiar las apropiaciones del Presupuesto General de la Nación de la vigencia 2021.

El bono global 2032 se emitió a una tasa de rendimiento de 3,356%, tasa cupón de 3,250%, y a un diferencial sobre las tasas de los tesoros de los Estados Unidos de 175 puntos básicos.

Por su parte, el bono global 2042, se emitió a una tasa de interés de 4,235%, tasa cupón de 4,125%, y un diferencial sobre las tasas de los tesoros de los Estados Unidos de 205 puntos básicos, “convirtiéndose en el primer bono de referencia a 20 años emitido por Colombia en dólares”.

La operación atrajo órdenes de compra por un total de US$10.200 millones equivalentes a 3,4 veces el monto emitido.

El Gobierno recibió órdenes de compra provenientes de Estados Unidos, Europa, Asia y América Latina.

 

El apetito de los inversionistas

Los inversionistas han quedado impresionados por las promesas del Gobierno de enderezar el barco después de perder el grado de inversión, y un crecimiento económico más rápido debería ayudar a fortalecer las arcas del Gobierno, según Alejandro Arreaza, analista de Barclays Capital Inc.

"La economía se está recuperando más rápido de lo que esperaba el mercado, y eso también puede ayudar gradualmente a mejorar la situación fiscal", dijo Arreaza desde Nueva York a la agencia Bloomberg.

La liquidación a principios de año "fue algo exagerada y estamos viendo una corrección".

El creciente apetito por la deuda colombiana muestra que los inversionistas miran más allá de las calificaciones crediticias, atraídos por rendimientos que superan el 6% en un mundo con más de US$15 billones en deuda que los inversionistas pagan por el privilegio de poseer.

Si bien ese sentimiento podría cambiar a medida que aumentan las tasas de interés globales, Colombia, al menos por ahora, ha impresionado a los compradores de bonos con su compromiso de recuperar el grado de inversión y estimular la economía después de la recesión del año pasado.

En medio de todos los esfuerzos del Gobierno, Barclays prevé que la economía crezca 9% este año, tras contraerse 6,8% en 2020.

Gorky Urquieta, administrador de fondos de Neuberger Berman en Atlanta, prevé que el incipiente repunte de los bonos colombianos se acelerará. Su empresa tiene una posición levemente sobreponderada en los bonos locales, atraída por el historial del país como deudor confiable y retornos relativamente altos, dijo.

Tras las rebajas de la calificación, el Gobierno ha demostrado que está comprometido con la disciplina fiscal por la que es conocido, según Urquieta.

"Colombia tiene un largo historial de ser un país muy estable y predecible", afirmó.